Peritonitis infecciosa

Peritonitis infecciosa (PIF)

Peritonitis infecciosa (PIF)

Esta enfermedad, relacionada con el coronavirus canino y la gastroenteritis transmisible en cerdos, afecta también a leones, pumas, guepardos, jaguares, leopardos, gatos monteses, gatos de las arenas, caracoles, cervales y linces. Es una infección gastrointestinal que trae como consecuencia una peritonitis. Los signos son muy parecidos al parvovirus en el perro.

Transmisión

El virus causante de esta enfermedad se encuentra en la saliva, el moco, las heces y la orina del gato infectado, y se transmite cuando un gato sano lo inhala o lo ingiere.

La enfermedad es más común en gatos que pasean a menudo afuera de su casa, aunque también pueden infectarse los que nunca salen cuando reciben la visita de un animal infectado, por ejemplo cuando se lleva a un macho con una hembra para que la monte.

Signos que notarás

La enfermedad se manifiesta por una distensión no dolorosa del abdomen, con acumulación de líquido. También puede presentarse edema -acumulación de líquido- en el escroto, así como vómito y diarrea. Puede haber dificultad para respirar, provocada por la acumulación de líquido en la pleura -membrana que cubre los pulmones- pleuritis o daño en el riñón y en el hígado. En las hembras provoca abortos y reabsorción embrionaria, así como infertilidad en ambos sexos. Una hembra gestante que adquiera esta enfermedad parirá cachorros con malformaciones y débiles que tendrán, por lo tanto, menos oportunidades de sobrevivir.

Tratamiento a seguir

No hay una cura conocida. El sacrificio humanitario está indicado en los gatos enfermos, para evitar el contagio.

Tags: No tags

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *