En Shasta no toleramos ni el mínimo maltrato a las mascotas, es por ello que contamos con un sistema de cámaras de circuito cerrado para saber que todos trabajamos con el mismo objetivo, respetando y cumpliendo firmemente nuestros procesos, reglas y políticas internas, pero sobre todo para asegurar que todos le tenemos un profundo amor a las mascotas.