Glándulas anales de perros

Glándulas anales

Glándulas anales

Los perros tienen unas glándulas o sacos anales que están localizadas entre los pliegues del ano. Son unas pequeñas bolsitas en donde se acumula excremento y es necesario drenarlas periódicamente, ya que ocasionan mal olor y si esto NO se hace correctamente tu mascota corre el riesgo de que se infecte la glándula anal y reviente ocasionando una fístula anal, la cual requiere tratamiento con antibióticos, antiinflamatorios, analgésicos o dependiendo el caso tratamiento quirúrgico. También existe lo contrario que el contenido de la glándula anal se haga espeso y no se pueda liberar con facilidad provocando una impactación y el conducto de vaciado quede destruido.

La enfermedad de los sacos anales tiene tres categorías:
1. Impactación: el líquido del saco anal es anormalmente espeso y no puede liberarse con facilidad, el pequeño conducto de vaciado queda destruido.
2. Infección: las bacterias colonizan el saco anal y producen que el líquido sea amarillento o claramente purulento. La infección puede existir en otras áreas del organismo a la vez, como puede ser en los ojos, las orejas, la piel, las vías respiratorias… etc.
3. Abscesos: como resultado de la infección, el calor, la humedad y de la tendencia a chuparse de los animales, puede romperse descargando el contenido purulento o sanguinolento por la piel. Los signos de enfermedad de los sacos anales incluyen eliminación de un líquido oscuro, excesivo lamido debajo del rabo, dolor cerca del ano y del rabo, sangrado o drenaje extraño en el área perineal o un fuerte y desagradable olor de todo el tercio posterior. También es frecuente que los animales tengan una sensación de picor y se froten la zona perianal con las paredes o que «patinen» arrastrando el ano por el suelo.

Tratamiento de la enfermedad de los sacos anales

El tratamiento de los sacos anales incluye:
1. Vaciado del contenido de los sacos
2. Introducir tratamiento antibiótico dentro de ellos. En ocasiones se dará tratamiento oral o inyectable no solo local.
3. Drenaje quirúrgico o extirpación de los sacos en casos más graves y avanzados.
4. Medicación: La medicación debe ser aplicada directamente. Debe avisar al veterinario si usted no puede aplicarla como le explicaron.
5. Dieta: seguir las instrucciones del veterinario.

Acudir al veterinario en caso de:

1. Su perro no quiere comer.
2. Su perro está muy triste o deprimido.
3. No deja de salir contenido de las glándulas.
4. Su perro está chupándose el ano constantemente.
5. Su perro vomita.

Tags: No tags

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *